Tengo mis activos ¿activos?

David Gobert-Cézanne, head of strategic partnerships en Sales layer, habló el pasado 4 de junio en el evento #10añosCIS21 sobre la información de producto en la ponencia “Tengo mis activos ¿activos?”. Bajo esta cuestión, explicó que la información de producto (y los contenidos de marketing) son los principales mecanismos de generación de marca y de venta. Por lo tanto, son un activo para la empresa.

El problema

Actualmente existe una creciente presión para el intercambio de información en tiempo real entre marcas y canales, gran cantidad de productos a gestionar y complejidad de la información y los contenidos a gestionar. Además de la complejidad y los posibles puntos de error derivados de las necesidades de la experiencia omnicanal.

En muchas empresas se gastan ingentes cantidades de recursos en la elaboración de los contenidos (descripciones, imágenes, vídeos, fichas técnicas, traducciones, proyectos relacionados…), los cuales son almacenamos de forma dispersa y distribuidos con procesos sumamente ineficientes. Como no está gestionado como un activo, es necesario “activarlo”.

¿Cómo activarlo?

La activación requiere de dos elementos: los procesos y la tecnología. A nivel tecnológico, la empresa ha ido incorporando plataformas de gestión, la primera e imprescindible, el ERP que controla los aspectos logístico-transaccionales. Después el CRM para gestionar la información de los clientes, campañas y oportunidades comerciales. Por último, llegaría el momento de incorporar un PIM (Product Information Manager) para gestionar el producto y los contenidos de marketing.

Un PIM cumple las siguientes funciones:

  • Centralizar la información actualmente dispersa, permitiendo la colaboración en su edición.
  • Analizar la calidad de la información para poder completarla y enriquecerla progresivamente
  • Conectar los contenidos a todos los canales de comunicación y venta: web, ecommerce, soportes impresos, canal de distribución, etc.

El resultado

Activar la información y el contenido de producto supone:

  • Una ventaja competitiva y ayuda a solventar errores críticos que destruyen las operaciones de ventas.
  • Generación de tráfico orgánico. El SEO es la inversión más rentable, dado que el SEM impacta directamente en el margen.
  • Conversión y experiencia de compra. La falta de información de producto es la causa de abandono más importante después del precio y los plazos de entrega.

El reto de un PIM es gestionar miles de imágenes, atributos, descripciones, traducciones… en un creciente número de canales de venta y comunicación online y offline. Para ello es necesario consolidar el contenido del producto, enriquecer los contenidos colaborativamente y conectar el contenido del producto con todos los canales.

 

Entrevista a los ponentes