La nueva Ley de Protección de Datos

¿Qué tengo que saber?

El 25 de Mayo del pasado año, entró en vigor la famosa Ley Orgánica 15/1999, de Protección de Datos de Carácter Personal (LOPD). El objetivo de esta nueva legislación era garantizar y proteger las libertades públicas y los derechos fundamentales de las personas físicas, sobre todo su honor, intimidad y privacidad. Para conseguir esto, los usuarios debían saber quién tenía sus datos personales y qué uso se hacía de ellos.

¿En qué influye la nueva Ley de Protección de Datos en mi empresa?

Muchas empresas aún no están seguras de qué significa esta norma para ellas. Vamos a resumirlo de forma sencilla. Todas las entidades, autónomos, asociaciones y administraciones públicas tienen que pedir el consentimiento expreso a los clientes para cualquier acción que implique el tratamiento de sus datos. Es decir, ya no sirve que el ciudadano de su consentimiento de forma abierta, no se puede “dar por hecho” su autorización.

¿Por qué es tan importante proteger los datos de los clientes?

Proteger la información personal de los usuarios significa seguridad. El año que viene, existirán entre 20.000 y 50.000 millones de dispositivos de Internet de las Cosas. Esos aparatos, a pesar de que nos facilitarán las tareas habituales, nos generarán vulnerabilidad. Todos nuestros datos estarán expuestos a ciberdelincuentes que querrán sacar beneficio a nuestra costa.

¿Cómo puedo proteger los datos?

Los principios básicos sirven tanto para una pyme como para una mediana o gran empresa. Estos fundamentos son:

  • Conocer la información que tratamos

    Datos importantes de la empresa, secretos comerciales, datos de carácter personal…

  • Estudiar la información y clasificarla

    Si es confidencial, pública…

  • Contratar o designar un responsable de la gestión y la protección de los datos
  • Analizar las posibles amenazas
  • Valorar qué impacto tendría sobre el negocio alguna de esas amenazas

    Esto es muy importante, puesto que la empresa estaría preparada para solventar cualquier situación.

¿Qué os recomendamos?

En primer lugar, si tu empresa dispone de una base de datos anterior a esta disposición y no estás seguro de su legalidad, es mejor que no hagas uso de ella. En caso de inspección esa mala utilización puede causarte una sanción económica. Esta multa puede variar dependiendo de la gravedad del delito. Las infracciones leves oscilarán entre los 600 y los 60.100 euros, las graves entre 60.101 y 300.506 euros y las muy graves entre 300.507 y 600.00.  En otro artículo os explicaremos más detalladamente cómo se gradúan las infracciones.

Y en segundo lugar, te aconsejamos que contactes de nuevo con todos tus clientes para rehacer esa base de datos de manera legal.  Adaptarse a tiempo a los cambios te solucionará muchos problemas en el futuro.

Síguenos en nuestras redes sociales