Trabajo y ocio… ¡es posible!

Durante toda la semana, la ciudad de Valladolid celebrará las fiestas de La Virgen de San Lorenzo, unos días en los que vallisoletanos y visitantes disfrutarán de diferentes actividades como conciertos, actuaciones, desfiles… y buena comida. Muchos restaurantes de la localidad sacarán todo su repertorio en las casetas de la feria de día, invitando a todo el mundo a salir a las calles.

Es cierto que esta semana le toca a la capital vallisoletana, pero muchos otros municipios pasan por alguna situación similar a lo largo del año. El problema está en que no todas las personas se ven capaces de compaginar el trabajo y  la diversión.  Algunos optan por no salir y otros por rendir menos en el trabajo.

En CIS21 pensamos que estas no son opciones válidas, por eso os vamos a dejar algunos consejos para que podáis disfrutar de las ferias mientras dais el 100% de rendimiento en vuestro puesto de trabajo.

Consejos para sobrevivir a las fiestas y a la jornada laboral

1- Mentalízate

Concienciarte, convencerte a ti mismo, es lo más importante. Una actitud positiva siempre te ayudará a comprender que ambas actividades se pueden compaginar perfectamente. Acepta que debes trabajar durante estos días, entiende que distraerte tras la jornada laboral te hará bien  y aprende a llevarlo de la mejor manera posible. Es crucial que sepas relativizar tus obligaciones. No busques excusas, aunque tengas tareas, puedes quedar con tu familia y amigos para disfrutar de las fiestas.  De hecho, eso te dará un plus de energía para rendir al 100% en tu empresa. Hay tiempo para todo en esta vida, y más aún en las fiestas de tu ciudad. Métete esta máxima en la cabeza.

2- Márcate unos objetivos

En vez de pensar en todo lo que tienes que hacer, fíjate unas metas reales. Es recomendable que los objetivos sean asequibles en un periodo corto de tiempo. De esta forma, será más difícil que fracases y por tanto tu actitud será mucho más positiva. No trates de abarcar lo inabarcable y trata de ser consecuente y razonable. Este pequeño esfuerzo extra apenas durará unos pocos días, pero como en cualquier ámbito de tu vida, la constancia y la fuerza de voluntad serán unas grandes aliadas.

3- Apóyate en tus seres queridos

Otro punto fuerte para llevar bien los días festivos es disfrutar de tu familia y amigos.

Recuerda que no todo en el día es trabajo, al salir te esperan grandes momentos con ellos. Refuerza ese pensamiento siempre que te encuentres un poco más pesimista durante tu jornada laboral. Apura lo poco que queda del verano y aprovecha el buen tiempo, que probablemente en unos meses te acordarás con cierta nostalgia de estos días cálidos y soleados en los que te apetece pasear y compartir una buena conversación en una terraza. Tu familia y tus amigos tienen que ser tu principal motivación en este propósito. Es más fácil afrontar tu jornada laboral si después puedes disfrutar de los tuyos.

4- Relaciónate con los compañeros

Una buena relación con tus compañeros del trabajo es la clave para llevar bien tu jornada laboral.  Los seres humanos somos sociables por naturaleza porque somos sensibles a los sutiles cambios emocionales que se producen en las personas que nos rodean. Numerosos estudios demuestran que un trabajador es más eficiente si tiene una cierta vinculación emocional con el resto de los empleados. Trabajar en un ambiente agradable siempre favorecerá tu estado de ánimo y eso se traducirá en un mayor rendimiento laboral. Permite que el ambiente festivo de estos días se traslade a la oficina. Compaginar la jornada laboral con tiempo de ocio en las fiestas hará que todos estéis de mejor humor y reine una atmósfera de positivismo en el lugar de trabajo.

5- Disfruta

Lo más importante es que aproveches al máximo los días de fiesta. Ten presente que estas fiestas en concreto solo ocurren una vez al año, así que pásalo bien y deja de pensar en el trabajo. Una vez estás fuera, toca disfrutar.

Si consigues separar bien estos dos ámbitos, estarás única y exclusivamente disfrutando de tu tiempo libre. Esto te ayudará a ir más despejado al trabajo y por tanto, a rendir más y mejor. También lo agradecerán tus compañeros, superiores y subordinados, con los que seguro tendrás un mejor trato personal esos días.

Un buen ejemplo de esto es la filosofía de vida  Mindfulness, basada en el aquí y el ahora. Te invitamos a que investigues un poco acerca de ella.